¿Qué aprendizaje te ha dejado la pandemia?

¿Qué aprendizaje te ha dejado la pandemia?

24 septiembre, 2020 Desactivado Por Ana Lavariega

Desde la llegada del Coronavirus SARS-CoV-2, el inicio de la cuarentena y todo lo que ha sucedido a partir de ello, seguramente has escuchado una gran cantidad de noticias no agradables. En un principio, era estresante prender la radio o ver televisión y escuchar sólo cifras, alertas, medidas de prevención, estadísticas, recomendaciones, tanta información llegó a ser abrumante.

Luego de ello, vinieron -en el mejor de los casos- la precaución, el cambio de hábitos, la necesidad de protegernos, el estrés, los problemas de sueño, preocupación por todo lo que estaba pasando y sus consecuencias, entre otras cosas.

Han pasado casi seis meses desde que todo comenzó en nuestro país. Percibo un ánimo diferente en algunas personas, he comenzado a escuchar comentarios acerca de lo que hemos aprendido, y considero que es algo que debemos rescatar, porque como en toda crisis podemos tratar de encontrar una oportunidad.

Recientemente hablaba con una persona de los nuevos hábitos que hemos adquirido: el lavado frecuente de manos, utilizar gel antibacterial, y el uso de cubrebocas, que han ayudado a que, ante el riesgo de contagio y las medidas para prevenirlo, hayamos también prevenido otro tipo de enfermedades.

La crisis económica, que también ha sido un factor que ha impactado a  una gran cantidad de sectores, ha llevado a muchas personas a emprender, a desarrollar proyectos que tenían en mente desde hace tiempo, a aprender nuevas habilidades y hacer de ellas un modo de vida; a buscar nuevas formas de trabajo en emprendimientos que fueron creados con mucho esfuerzo y que se vieron en peligro o incluso a tomar conciencia de que el consumo local y el apoyo a esas pequeñas empresas serán lo que logre rehabilitar nuestra economía.

Como también sucede en estos casos florecieron la empatía y la solidaridad, con mensajes de quienes invitaban a otros a pedirles ayuda si no tenían alimentos para ese día; o ahora que han iniciado las clases en línea y diferentes comercios han ofrecido su apoyo abriendo sus redes de internet para los estudiantes.

Dentro del ritmo de vida tan acelerado que se vive, de pronto la contingencia obligó a muchos a hacer un alto, a reflexionar en que la salud, la buena alimentación y la convivencia con las personas que amamos son lo que más debemos cuidar.

Definitivamente las consecuencias negativas son muchísimas, devastadoras e irreparables en muchos casos, sin embargo dentro de todo ello hay algo que esto nos ha dejado y que podemos rescatar.

¿Y tú qué has aprendido?