El amor en pandemia

El amor en pandemia

4 agosto, 2020 Desactivado Por Karen

Este año sin duda ha sido complicado para todos, algunos hemos sufrido pérdidas de diferentes tipos, mientras que otros han tenido dificultades dentro de otro ámbito como el académico o el económico. Sin embargo, todos hemos buscado la manera de seguir adelante en esta época tan complicada.

Cuando se habla del amor en época de pandemia, es usual a que no siempre se refiera al romántico, sino a uno que en estas circunstancias es el que nos ha ayudado a salir a delante en más de un ámbito, es decir el amor de familia y el de amigos. No me mal entiendan, claro que el amor de pareja es fuerte y muy real, pero este amor es completamente diferente.

La familia es el primer rubro en el que crecemos y con quien conviviremos toda la vida, incluso cuando nos independizamos y vamos a otro lugar; sin embargo, ellos siempre estarán ahí y se preocuparán por nosotros. En el contexto actual es usual que las familias estén más unidas que nunca y se apoyen entre sí en este momento de incertidumbre.

A pesar de ello, hay cosas que no les puedes contar con total libertad a un familiar y lo haces con tus amigos de confianza, quienes son tu familia elegida por ti y la vida. En este año la amistad ha sido muy importante, pues son las personas que a pesar de la distancia se encuentran ahí para darnos un apapacho virtual y decirnos que todo estará bien con el tiempo, a veces es lo único que necesitamos.

Las llamadas virtuales se han puesto de moda y son necesarias cuando necesitas desahogarte o simplemente verlos a la distancia y platicar un rato; en ocasiones, que alguien que queremos mucho y nos conoce pueda escucharnos, es lo único que necesitamos para seguir un día más en esta normalidad.

Aunque las cosas sean complicadas, e inclusive pensemos que estamos en el peor momento, sabemos que siempre podemos contar con nuestra familia, y con las personas que llegan de la nada para alegrarte los días, convivir y quedarte con algo de ellos en la vida. El amor se sigue sintiendo a la distancia.