¿Qué es el body shaming y por qué no debe practicarse?

¿Qué es el body shaming y por qué no debe practicarse?

27 julio, 2020 Desactivado Por Massiel

Body shaming es un concepto que podría traducirse como vergüenza de nuestro cuerpo y se trata, básicamente, de criticar o burlarse de los defectos físicos de otras personas, haciendo comentarios que pueden herir a quien los recibe.

Esta tendencia surgió hace tiempo entre artistas o famosos, quienes eran fuertemente juzgados a través de redes sociales cuando llegaban asubir de peso o eran fotografiados en posiciones poco favorecedoras; sin embargo, hoy en día cualquier persona puede sufrirlo por parte de sus “amigos” dentro de sus cuentas en diferentes plataformas, siendo las mujeres con sobrepeso o sumamente delgadas las más propensas a ser víctimas de esta práctica.

Una de las múltiples consecuencias del body shaming es el deseo incontrolable de querer cambiar ciertas partes de nuestro cuerpo que nos desagradan y que pueden llegar a hacernos sentir muy inseguros e invalidarnos tras haber escuchado las opiniones de los demás. 

Si bien es totalmente válido querer cambiar aquello que no nos gusta de nosotros, tenemos que tener muy en cuenta que la publicidad, las tendencias y las modas ejercen su influencia sobre nosotros únicamente con el fin de vendernos algo; por lo que tomar esos estereotipos como algo real —por ejemplo, los de cuerpos perfectos— puede no ser la mejor idea.

Estando en la búsqueda de un cuerpo perfecto, podemos llegar a fijarnos una expectativa irreal, con la que es probable que vivamos en una frustración constante que nos lleve a tener serios problemas emocionales. En cambio, si aceptamos que todas las personas tenemos defectos y virtudes, tanto físicas como psíquicas, nos podremos dar el lujo de trabajar por nuestras metas a nuestro propio ritmo y por gusto.

No obstante, también tenemos que considerar que quienes practican body shaming, lo hacen desde sus inseguridades. Por esta razón, es de suma importancia que cada individuo trabaje en su seguridad y autoestima para amarse y no perjudicar o atacar a quienes lo rodean, ya que el body shaming puede volverse un círculo vicioso de prejuicios y críticas que afectan a los demás.

Quizá todos lo hemos hecho alguna vez, o habrá quien lo haga sin saber que esta práctica tiene un nombre.

Podemos identificarlo cuando notamos que estamos criticando nuestra propia apariencia, criticando la apariencia de otra persona frente a él o ella sin que nos haya preguntado o también cuando relacionamos su apariencia a su valor como persona; y cuando esto suceda tenemos, simplemente, que dejar de hacerlo, o recomendar a quien lo haga que deje de practicarlo porque no es válido criticar los cuerpos de otras personas.

Cada ser tiene una historia y lucha contra diversos problemas, temores e inseguridades día con día, por lo que debemos tratar de ser mejores personas y ayudar a los demás en la medida de lo posible, y si no podemos lo mejor será simplemente no perjudicarlos ni darles más pesar, mucho menos por su apariencia física.