Paterson y la belleza de los detalles

Paterson y la belleza de los detalles

11 mayo, 2020 Desactivado Por Ana Lavariega

Dicen que algo de lo más bello del cine, es que por un momento podemos olvidar nuestros problemas o las situaciones que estamos enfrentando, porque mientras estamos frente a la pantalla, los problemas son de quienes se encuentran en ella.

Paterson es una película distinta. La belleza de la vida y sus detalles, los paisajes, las personas que se cruzan en nuestro camino y dejan algo especial, son los ingredientes que hacen de esta película una bella poesía.

¿Alguna vez te ha pasado, cuando ves una película y pasa algo bello, que no te gustaría que hubiera un conflicto? Como si de pronto sintieras que la historia que se presenta es linda, pero como sucede en la gran mayoría de ellas, sabes que llegará en cierto punto un problema, algo que los protagonistas tendrán que resolver sorteando toda clase de cosas que de una u otra forma se resolverán, de la forma que sea, para llevarnos después a un desenlace.

Paterson es diferente. La película cuenta la historia de un chofer de autobús. Aunque esta ocupación pudiera sonar estresante, el personaje principal realiza su trabajo a diario con una gran serenidad mientras disfruta de escuchar a las personas que encuentra y de todos los detalles que ocurren, para luego volver por la noche a su casa a encontrarse con su esposa y su perro.

Su vida es la de una persona como cualquiera de nosotros. Sin embargo, transcurre en una casi total tranquilidad. Por la noche, sale a pasear a su perro mientras toma una cerveza en el bar, y después vuelve a casa.

Paterson es una persona muy sencilla, capaz de apreciar los detalles con sensibilidad y gracias a ello, escribir poesía.

Incluso Adam Driver, actor que interpreta al personaje principal, expresó en una entrevista para El País “Esta película te hace frenar. (…)Recuerdo que, incluso cuando leí el guión la primera vez, no pude evitar pensar que algo iba a pasar en cada escena como: “Ahora atropellan al perro”, o “el conductor de autobús se sale de la carretera”…”.[1] La sorpresa de esta película, es quizá que no hay ninguna sorpresa.

Lejos de lo monótona que pudiera sonar esta descripción, Paterson es una especie de descanso entre una oferta de películas plagadas de escenas de acción, efectos especiales y superhéroes.

Una película que nos invita a ver la belleza de la cotidianidad, la hermosura contenida en los detalles, la calma que podemos encontrar en la vida sencilla del personaje principal y el encanto de aprender a disfrutar y ser felices con nuestro alrededor.

Quizás ahora, que la vida nos ha puesto de pronto un freno, sea un buen momento para verla.


[1] El país. https://elpais.com/elpais/2016/12/07/tentaciones/1481103954_015744.html

Aquí un fragmento de una de las poesías de la película:

Estoy en casa.

Afuera está agradable: Tibio

El sol sobre la nieve fría.

El primero de la primavera,

o el último del invierno.

Mis piernas suben las escaleras y salen por la puerta,

mi mitad superior, aquí escribiendo.