¿Cómo estimular los químicos de la felicidad?

¿Cómo estimular los químicos de la felicidad?

29 noviembre, 2019 Desactivado Por Massiel

Constantemente estamos buscando la felicidad en todo lo que hacemos, como una forma de enfrentar los problemas y desafíos que nos aquejan cada día, y existen personas a las que la felicidad se les da mejor que a otras, aunque quizá solo sea por la forma de ver la vida.

Sin embargo, la felicidad siempre está en un sitio que no se nos ocurre frecuentar: nuestro cerebro, el cual es capaz de producir los cuatro químicos de la felicidad de forma natural.

¿Quieres saber cuáles son estos químicos y cómo estimularlos?

  • El primero en la lista es la Dopamina, sustancia cerebral que se asocia con el enamoramiento, el bienestar y las sensaciones positivas, y puede activarse de maneras muy sencillas, como durmiendo de 7 a 9 horas al día, celebrando logros diarios, por mínimos que sean, o haciendo ejercicio. Este químico nos provee energía, entusiasmo y optimismo.

  • La Oxitocina, por su parte, es la hormona de la confianza y de los lazos que creas con las personas, puede estimularse meditando, abrazando a un ser querido, o haciendo un acto de generosidad como ayudar a alguien o ceder el asiento. La Oxitocina nos ayuda a ser compartidos, empáticos, a confiar y permitir lazos íntimos con los demás.

  • Entre estos químicos también figura la Serotonina, que actúa directamente sobre las emociones, y puede activarse si te tomas un momento al día para agradecer por lo que sea que esté en tu vida, al recordar momentos importantes de tu historia o al entrar en contacto con la naturaleza. Esta sustancia regula el estado de ánimo, el hambre, el sueño y las ganas de tener sexo.
  • Por último, la Endorfina, mejor conocida como la hormona de la felicidad, puede entrar en el panorama si practicas alguno de los hobbies que más te gustan; igual si bailas o cantas aunque sea una canción y más si ríes con tus seres amados o comes algo sabroso. La endorfina es la hormona que cambia tu estado interno casi por arte de magia, como cuando estás excitado o entusiasmado.

Así que ya sabes, cuando estés desanimado, triste o eufórico, puedes tomar un momento para respirar y comenzar a activar alguno de estos químicos que te devolverán las buenas sensaciones. No es nada complicado y seguro te ayudará mucho conocerte y estimularlas como mejor te parezca.