El enigma popular de La Cucaracha

El enigma popular de La Cucaracha

28 noviembre, 2019 0 Por Boni Boni

Una de las canciones populares mexicanas más famosas es el corrido de La Cucaracha, pero paradójicamente los orígenes de este, de acuerdo con Luis Leal, no se encuentran en nuestro país, sino en España. Además, la composición que hoy conocemos no es la que originalmente nació en México, sino una de sus múltiples versiones, cuyo antecedente común y primigenio se desconoce por más que se haya intentado esclarecer el misterio.

Esta canción constituye una construcción social que se enriquece y transforma con la creatividad y el humor de un pueblo que la ha hecho suya y la ha transmitido a través del tiempo y el espacio, más allá de sus fronteras, a veces en un contexto que favorece la libertad de expresión y en ocasiones en un medio que infantiliza o “adapta” (censura) versos a través de una institución.

La mutabilidad de La Cucaracha ha provocado que hasta la fecha no exista forense alguno capaz de dictaminar si al “insecto” protagonista le falta dinero, marihuana, gasolina, anteojos, patitas o algo más. Pongo entre comillas la palabra insecto porque tampoco estamos seguros de que realmente sea eso, pues hay quien dice que se trata del apodo de una persona o incluso de un automóvil.

El caso se complica aún más cuando nos enteramos que este corrido, generalmente asociado a la Revolución mexicana, posee un origen mucho más remoto que el de este acontecimiento histórico. Leal nos remonta primero a 1892, año en que, según el testimonio de Rubén M. Campos, La Cucaracha ya se cantaba en Morelos; luego a la Intervención francesa, y finalmente a 1818, cuando aparece la primera edición de La Quijotita y su prima, obra de Fernández de Lizardi, en la que se registran algunos versos de La Cucaracha yuna nota a pie de página donde se da a entender que probablemente en 1799 El Pensador Mexicano conoció “este juguetillo satírico”.

De cualquier forma, es evidente que las versiones que hasta el momento han permeado y proliferado más en la sociedad mexicana, pese a las adaptaciones infantiles, son las revolucionarias o de protesta, en las que se critica y caricaturiza a políticos y ricos, al mismo tiempo que se exponen los problemas que parece que estamos condenados a sufrir por siempre: abuso de poder, desigualdad, pobreza y despojo, entre otros.

¿Y tú qué cucarachas conoces? Este…, quiero decir, ¿qué versiones de La Cucaracha recuerdas?