Momentos de insomnio…

Momentos de insomnio…

12 julio, 2019 4 Por Rincón de Lola

La idea de escribir es el desfogue a las emociones, al entendimiento inconsciente que tenemos y que dejamos que manipulen nuestros días. La necesidad de escribir es meramente eso; necesidad. Porque todos necesitamos de algo o alguien: drogas, deportes, amor, pareja, amigos, trabajo, paz, armonía, por igual tristeza, desilusiones, tropiezos y un sin fin de cosas. Y si analizamos de manera objetiva lo anterior, forma un todo, forma a un ser, porque sin amor o lujuria que se transpira a través del sexo no existiríamos, pese a las imposiciones sociales o religiosas.

En el punto que me encuentro, me asombra todo y me decepciona todo, es decir no estoy equilibrado, pero eso no hace que no pueda ser asertivo, analítico, objetivo y al mismo tiempo pendejo pero consciente. ¿Entonces la pregunta es porque escribes? Fácil ya lo dije. Por necesidad, si, necesidad de ser escuchado ser observado, pero sin perjuicios y pedos sociales. En esta vida, es decir esta actualidad está hecha mierda la sociedad, todo se basa en redes sociales, posición económica, mercadotecnia, cuestiones banales. Que si estas gordo, flaco, alto, pelón, Moreno, blanco; quien putas dijo que eso no es hermoso, que es una maravilla de la creación, un ser humano.? Dejemos todo y concienticemos lo siguiente: ¿porque no aceptar de lo que eres capaz? ¿Porque no aceptar y comprar la idea de ser felices sin prejuicios? Porque tenemos que valer para lo demás, por el número de favores que hacemos, por tu trabajo, ¿por tu poder adquisitivo? ¿Porque no sencillamente nos enfocamos en vivir con lo suficiente? Con lo necesario, para poder ser felices, romper con los putos estereotipos. Perfiles falsos, imágenes banales, fotos que detrás de bambalinas la realidad es otra.

Pero también. Es cierto que no sabemos vivir y aceptar nuestra mierda: que somos arrogantes, prejuiciosos, miedosos, indecisos, y sin fin de cosas que por igual no permiten que avancemos y podamos crecer.

Tan desequilibrado estoy, que sé que no quiero de las demás personas, no quiero personas que no sumen algo a mi vida. Tanto negativas como positivas; haciendo mención que si pudiera evitar las primeras lo haría, pero evitaría mi crecimiento.

Entonces si acepto mis aciertos y al mismo tiempo mi mierda, me encuentro en desequilibrio, porque aceptó lo que soy, pero no me quedó conforme con lo que soy, es decir creo que puedo ser mejor, hacia conmigo para poder dar luz a los demás, por ello me encuentro en desequilibrio. Porque no acepto la panza chelera que me cargo, porque no acepto mi carácter que está de la mierda, y trabajo en todo ello para cambiarlo, pero también acepto que soy bueno en muchas cosas pero que en la práctica la realidad es otra Cuando se trata de abrirte y mostrar tus cicatrices.

Quiero todo, y no quiero nada. Que mierda. Así es, que mierda, me gustan los días soleados pero que no haga tanto calor, me gusta que llueva pero que no llueva los días que juego béisbol. Que mierda.

Lo que escribo, no tiene una razón, o quizás sí, depende el enfoque que le dé. No me interesa el cómo me juzgues en cuanto a lo que pienso y escribo, pero si me interesan tus likes. ¿Qué mierda no? En contexto somos seres cambiantes y constantes somos buenos, pero a su vez somos pendejos.

Quiero una pareja que cumpla con los siguientes requisitos: que sea guapa y atractiva a los ojos de todos, que le guste el béisbol, que le guste bailar, que ame el teatro tanto como yo, que disfrute el estar con amigos y familia, que le gusten los animales (perros) que le guste mi forma de ser, que tenga objetivos, planes a futuro, que quiera una familia, que crea en los valores, que comparta aquellos miedos que son únicos de ella, que sea hogareña, y porque no, que sea excelente en la cama. Pero estamos tan pendejos que cambiamos el contexto de todo, en este caso fue de una pareja; para que cuando llegue este perfil de mujer, mi ego, comodidad y pendejizimo salgan a flote al punto de llegar ser tóxico si quiero que salga con amigos pero que siempre esté yo, que le guste el béisbol pero a mí  me desagrada el ballet, que disfrute estar con la familia pero más con la mía, que le guste mi forma de ser, en cuanto ser ogt, arrogante, etc. Que tenga sus valores pero que se acople a los míos, que le guste el teatro pero que le gusten las de comedia porque terror me caga. Que le guste bailar pero que sea solo conmigo, que le gusten los perros, pero no compre un Chihuahua porque me cagan, frágiles, nerviosos y putos; ya ven como si estamos muy pendejos.

Entonces al llegar y crear catarsis, y llegar al punto que le llamó desequilibrio, tendríamos que aceptarnos con todo y mierda emocional y social, para poder llegar realmente a centro de gravedad que nos permita distinguir que, SI dejamos en nuestra percha y que definitivamente tiramos, pero para siempre, no como aquella camisa en la que no entras y sigues guardando porque vas a adelgazar. Encontremos el desequilibrio para poder llegar a un equilibrio.

Ya lo decía alguien muy importante en mi vida: la vida tiene matices y los grises también forman parte de una paleta de colores. Entonces, el resumen de esto es: dejemos de ser pendejos; comprendamos que tenemos que llegar al punto de estar rotos para poder fortalecer aquello que llamamos vida.  Y, por último, solo esperando llegue a sus ojos puedo decir estoy listo. Encontré mi desequilibrio: el caballero regresa después de tantas peleas con dragones, después de rescatar a tantas personas; finalmente el caballero se dio cuenta que necesitaba rescatarse a él. Ya lo hizo…

 

Rc

 

R de Lola
Y todo el equipo de trabajo no son responsables del contenido de las publicaciones, solamente brindamos espacios libres de expresión.