Te extraño tanto que no puedo dejarte ir.

Te extraño tanto que no puedo dejarte ir.

24 mayo, 2019 1 Por Rincón de Lola

No recuerdo hace cuánto tiempo te fuiste, solo sé que me sigue doliendo tu partida como si hubiera sido ayer. Me has dejado con un hueco que nadie puede llenar, recuerdo esos viajes que tuvimos y puedo imaginar cómo te veías tan guapo con una bebé a tu cuidado. Recuerdo cuando íbamos a Toluca y siempre terminamos comiendo en aquellas tortas de La Vaquita, una de queso de puerco y otra de chorizo verde. Gracias a ti me encantan esos sabores. No olvidó que eran fan de las morelianas, hoy las como y me recuerdan a ti.

Recuerdo también que todos los dientes que se me iban cayendo tu sin ser dentista me los quitaste todos y como hacía dramas para que mis papás me llevarán contigo y ahí le tenías con el diente flojo a dos de caerse y solo dejaba que tú me lo quitarás, gracias hoy tengo una dentadura de envidia.

Me duele tu partida, sé que si estuvieras conmigo, la vida, mi vida sería un poco más fácil. Sé que no hubieras permitido que me pasarán tantas cosas que odio recordar. Tu siempre estabas ahí para mí y yo era tu Petra, la Petra. Me sentabas en tu escritorio y me pintabas pecas con tu pluma, cambiaría cualquier cosa por vivir un día más a tu lado.

Aún tengo la última muñeca que me regalaste en aquella navidad, Maggie así la llamé y la cuido como no tienes idea. No estuviste presente en mi graduación de primaria, ni de secundaria, ni de la prepa, ni de mi carrera, ni de la maestría y mucho menos en mi boda. Hubiera dado todo lo que tengo por qué me vieras vestida de novia y me llevarás tú al altar. Pero sé que estuviste presente en mi corazón, mi mente y mi alma y aun que no lo creo sé que estás aquí conmigo y no me dejas sola en ningún momento. Te recuerdo con tanto amor, te extraño en cantidades industriales y muero por saber que estás muy orgulloso de mí.

Prometo que cuando tenga hijos, decirles que eras el mejor abuelo del mundo y contarles de nuestras aventuras que pasamos juntos y lo increíble que fuiste.

Papi Germán, te extraño mucho y no sé cómo superar este gran dolor que tengo, no sé cómo no llorar cuando te recuerdo. Ojalá me dieras una señal de que estás conmigo cuidándome como siempre lo hacías.

Jamás te olvidaré, te amo.

R de Lola
Y todo el equipo de trabajo no son responsables del contenido de las publicaciones, solamente brindamos espacios libres de expresión.